nuevas reglas para construir vivienda social en México

Vivienda-de-interés-social

En 2016, la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI) trabaja en 17 nuevos proyectos de casa-habitación que cubran las necesidades reales de vivienda en distintos poblados del país.

La directora de CONAVI, Paloma Silva de Anzorena, expuso en una entrevista los esfuerzos del organismo dirigidos a las personas que ganan menos de cinco salarios mínimos.

El nuevo esquema de planeación regional contempla desarrollos con subsidio compartido entre la CONAVI y los gobiernos locales, de manera tal, que un mayor número de personas tengan acceso a una vivienda digna y sustentable. A la fecha, este tipo de desarrollos se pueden ver en Yucatán, Jalisco, Aguascalientes y Chiapas.

CASAS ACORDE A NECESIDADES LOCALES 

En seguimiento a la política de vivienda que inició con el sexenio, la CONAVI rescata la construcción de vivienda rural acorde las necesidades locales.

Con cada gobernador, dijo Silva, se llevan a cabo programas puntuales para desarrollar vivienda local.

Por ejemplo, en coordinación con el gobernador de Chiapas, Manuel Velazco, se construye vivienda para trabajadores del Estado, a un precio promedio de $390,000 pesos. Se trata de casas de 56 metros cuadrados, con dos recámaras por las que el usuario realiza pagos mensuales de $1,200.

Para poder ofrecer este precio, el gobierno estatal donó el terreno y el comprador recibió un subsidio de la CONAVI por $78,000, más otro subsidio del gobierno local de $30,000, mismos que fueron aplicados al costo de la vivienda.

INTERVENCIÓN EN LA CDMX

En la Ciudad de México, CONAVI se focaliza en aprovechar los espacios subutilizados en las inmediaciones de los Centros de Transferencia Modal (CETRAM), que son aquellas estaciones del metro donde convergen varias rutas y donde acude gente de diferentes puntos de la ciudad para transportarse en metro.

El objetivo es construir vivienda social para venta y renta. Como prioridad están las estaciones Xola, Tlalpan, Ermita e Iztapalapa. “Estamos por retomar el predio “La Montada”, en Iztapalapa”, explicó la funcionaria.

El reto, agregó, es intervenir en todas las colonias y ofrecer apoyo y subsidios; incluso, para autoconstrucción. Destacó el programa Autoproducción Asistida, en el que participan reconocidos arquitectos, con el objetivo de capacitar a las personas en la construcción de su casa, con ahorros en tiempo y costo hasta de 40%.

MEJORAN LAS DIMENSIONES

A partir de la nueva política nacional de vivienda, las unidades ostentan como mínimo una superficie de 56m2, esto es, un 15% más de espacio y contemplan al menos dos habitaciones. “En el pasado, sin reglas claras, se vendían casas tipo “cajas de zapatos”, con superficies castigadas entre 26 y 32m2, lo que provocaba abusos intrafamiliares”, señala Silva.

Aunado a lo anterior, la nueva política no admite la construcción de vivienda lejana y sin servicios. Hoy se promueve vivienda intraurbana, bien ubicada, de mejor dimensión, con infraestructura y servicios, lo cual se ha resuelto con la redensificación de ciudades.

Según cifras de CONAVI, para el 2050, el 70% de la población será urbana; de ahí que ante la ausencia de planes de desarrollo en ciertos municipios, se ha optado que los recursos públicos de la federación sean destinados únicamente a los perímetros de contención urbana.

En las ciudades grandes, se contempla retomar estrategias que funcionaron en desarrollos habitacionales exitosos. Destacan la Unidad Independencia, la Unidad Tlatelolco o el Multifamiliar Miguel Alemán, construidos por una generación de arquitectos, como Mario Pani, que cambió los prototipos de vivienda tradicional de los años 70’s, por un concepto urbano, regional y de equipamiento, orientado a mantener la cohesión social.

NUEVOS PARTICIPANTES

La construcción de vivienda dejó de estar en manos de cuatro vivienderas que focalizaron esfuerzos en la construcción de vivienda en las periferias.

“En tres años pasamos de 800 a 1,300 desarrolladores… el sector está más diversificado entre medianos y pequeños constructores locales y eso nos ha permitido llegar a plazas que estaban desatendidas”, dijo Silva de Anzorena.

Estos desarrolladores conocen las necesidades de su municipio y de su Estado y su trabajo revela diferencias entre la vivienda que se construye en Yucatán, Guadalajara, Durango o Baja California.

CONAVI también está desarrollando vivienda en renta, esquema que no existía en el segmento de vivienda social. Para obtener el subsidio, la renta de la vivienda debe ser hasta de $3,000. El programa ya opera a favor de los trabajadores de la Secretaría de Marina y la Secretaría de la Defensa Nacional.

El mismo esquema de renta se trabaja con Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) para jornaleros que trabajan en zonas indistintas varias veces al año.

“Dar subsidio no significa que la vivienda tenga que ser donde yo diga y como yo diga”, finalizó la titular de CONAVI, al referirse a los modelos de vivienda en serie.

metroscubicos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s